Nacionales en buena posición, pero…

Por GrandesenlosDeportes | En fecha: 8 mayo, 2017

Por Kevin Cabral

Hasta el viernes 5 de mayo, los Nacionales de Washington mostraban el mejor récord de las Grandes Ligas (20-9) y también el mejor diferencial de carreras (+50). Su ofensiva encabezaba las Grandes Ligas en carreras anotadas, promedio de bateo, OBP, Slugging y OPS. Promedio de carreras anotadas por partido: 6.31. Tremenda maquinaria.

Bryce Harper y Ryan Zimmerman, que han sido las dos caras de la franquicia desde que la misma se trasladó a Washington, han estado en increíbles inicios. El arranque de Harper es superior al de 2015, cuando tuvo una de las mejores temporadas ofensivas en reciente memoria y obtuvo de manera unánime el premio de JMV de la liga. En este momento, presenta un promedio por encima de .370 y OPS sobre los 1.200, con más bases por bolas que ponches recibidos.

Zimmerman, completamente saludable por primera vez en años, ha superado a la superestrella del equipo en lo que va de temporada. Sus promedios parecen de juegos de video: .433/.474/.885 con 12 cuadrangulares y 31 remolcadas. Zimmerman ha estado elevando la pelota con más frecuencia que en los últimos años y los resultados han sido tan positivos como inesperados. En este momento lidera la liga en los tres departamentos que conforman la triple corona.

Estos dos cañones han sido respaldados por Daniel Murphy, Trea Turner, Adam Eaton (fuera por el resto de la temporada), Anthony Rendon y Matt Wieters, entre otros. Murphy se ha convertido en uno de los bateadores más consistentes del negocio, mientras que Turner es uno de los principales talentos jóvenes de todo el béisbol. Este es un orden ofensivo sencillamente letal.

La otra fortaleza del equipo ha sido su pitcheo abridor, con muy buenos inicios para Max Scherzer, Stephen Strasburg y Gio González, quien sorpresivamente tiene el mejor PCL del staff. Tanner Roark ha sido sólido (como siempre) en el cuarto puesto de la rotación. La nota discordante ha sido Joe Ross, recientemente enviado a ligas menores y reemplazado por Jacob Turner. En sentido general, los iniciadores encabezan las Grandes Ligas en victorias y son cuartos en efectividad en la Liga Nacional.

En una división donde el resto de los equipos juega por debajo de .500, el conjunto de la capital norteamericana parece destinado a pasear la distancia en el Este del viejo circuito y avanzar nuevamente a los playoffs en busca del campeonato que les ha eludido hasta la fecha. La página especializada en béisbol Fangraphs proyecta que los Nacionales terminarán en la cima con ventaja de más de 10 juegos sobre su más cercano perseguidor.

Dentro del buen momento que viven, el gerente general Mike Rizzo tiene un par de asuntos que atender. La lesión de Eaton es un golpe significativo. El jardinero central adquirido en la temporada muerta sufrió un desgarro del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda y estará fuera hasta 2018, sacando de circulación el efectivo “one-two” que formaba con Turner en la punta del “lineup”.

Eaton había sido la adquisición más importante de Washington en la temporada muerta, y su habilidad para embasarse fue clave en el buen inicio ofensivo. Rizzo decidió ceder tres prospectos importantes a los Medias Blancas para conseguir sus servicios, demostración de que no estaba conforme con el talento que tenía en el center field.

En primera instancia, el equipo ha entregado la posición a Michael Taylor, cuya vulnerabilidad ofensiva se ha puesto de manifiesto en oportunidades anteriores, especialmente en 2015. Una segunda opción interna sería el dominicano Rafael Bautista, un real velocista con buena defensa. Si Bautista puede batear suficiente, su habilidad para robar y tomar bases extras con frecuencia podrían ayudar a los Nacionales.

Una tercera opción sería procurar un jugador establecido mediante un cambio. Lorenzo Cain es un posible candidato. Pero esto nos lleva a la principal debilidad de este equipo: El bullpen.

En la temporada muerta, los Nacionales trataron de adquirir uno de los cerradores que estuvieron disponibles en el mercado, pero los esfuerzos fueron infructuosos. Sin un real stopper para concluir los partidos, el relevo ha sido un dolor de cabeza para el dirigente Dusty Baker. El promedio de carreras limpias del bullpen es penúltimo en la Liga Nacional.

Por el explosivo arranque de la ofensiva, este problema no ha sido expuesto en toda su magnitud. Pero no hay dudas de que los Nats necesitan soluciones si aspiran a tener éxito a lo largo de seis meses de serie regular y, más aún, en la post-temporada.

Las respuestas podrían aflorar más adelante en el mercado de transacciones. Y si Rizzo se va a desprender de uno o varios jugadores jóvenes, puede que prefiera fortalecer el bullpen y utilizar las opciones internas en el jardín central.

Eventualmente, el dominicano Kelvin Herrera podría ser una alternativa viable si los Reales deciden negociarlo. Otros candidatos surgirán en los próximos dos meses.

Mientras tanto, el equipo de Washington se ha colocado en una envidiable posición gracias a esa indetenible ofensiva y buen pitcheo abridor. Mantener a Scherzer y Strasburg saludables será una de las claves el resto del trayecto.



Grandes en los deportes EN VIVO






Entradas Populares