Tiempo de Aprender 01-08-2018

Por Redacción GrandesELD | En fecha: 1 agosto, 2018

Por Carlos José Lugo
Twitter: @CarlosJLugo

Bryce Harper ¿mejor, igual o peor en la segunda mitad?

Assistant GM Tigres del Licey. Comentarista y escritor deportivo. Co-host Grandes En Los Deportes.

Desde hace décadas conocemos del tremendo grado de aleatoriedad y variación que tiene la estadística que conocemos como average de bateo y su poco valor predictivo resultado de esa circunstancia.  Con el descubrimiento de la importancia de las pelotas puestas en juego y el promedio de bateo calculado para las mismas, tanto para bateadores y lanzadores, entonces se ha visto que este número tiene mucho más valor predictivo que el promedio de bateo.  Existe una especie de “media” en el promedio de bateo en pelotas en juego (BABIP) y eventualmente la mayoría de los bateadores y también lanzadores en su caso, tenderán a acercarse a la misma a medida que aumente la muestra de turnos al bate donde la pelota es puesta en juego.  Un BABIP extremadamente lejano a la media buscará la forma de acercarse a la misma de un lado y del otro.  Con la data obtenida a través de los sistemas de radar Trackman y procesada por Statcast y Baseball Advanced Media, estos crearon una estadística llamada Average de Embasarse Ajustado Proyectado que no es más que el wOBA que conocemos de la suite estadística de Fangraphs y calculado a partir de información extra de cada una de las pelotas puestas en juego, en este caso velocidad y ángulo de salida, y la probabilidad de que esa pelota bateada en cualquier par combinado de estos dos números resulte en un hit o un out, por decirlo de manera simple.  El wOBA proyectado o esperado no es perfecto y quizás tenga más valor descriptivo que predictivo, pero no deja de ser una herramienta interesante si no nos quedamos únicamente en la superficie de esa información.

Ahora ¿Cuál ha sido el bateador más decepcionante de la primera mitad de la temporada?  La respuesta casi unánime bien pudiera ser Bryce Harper de los Nacionales de Washington.  El campeón del Derby de Jonrones bateó .214/.365/.468 con 23 jonrones y 54 carreras remolcadas en la primera mitad de la campaña.  En general, la mayoría de los indicadores de Harper no andan demasiado lejos de los del 2017 cuando bateó .319/.413/.595 con 29 jonrones y 87 empujadas en solo 111 partidos.  De hecho, de no haber perdido esos 50 juegos por lesión Harper bien pudo haber ganado un segundo MVP.  Bueno, en este 2018 la proporción de bases por bolas recibidas es mejor – 18.7% de sus apariciones este año versus 13.8% en el 2017 – es cierto que los ponches han aumentado – del 20.1% al 26% este año – pero digamos que en un mundo ideal eso se anula o se balancea por el aumento en boletos.  El poder o slugging aislado – la diferencia resultante de restar el slugging del average de bateo – ha bajado, pero sigue siendo bastante robusta.  El año pasado .276 y este año .254, o sea que Harper no está bateando con menos poder que antes, o al menos la baja no es extraordinariamente significativa.

Los problemas de Harper al parecer se reducen a dos cosas: primero, está haciendo menos contacto que antes y poniendo la pelota menos en juego y segundo, cuando hace contacto, está teniendo mas mala fortuna que buena.  Empecemos por esto último.  El BABIP de Harper en la primera mitad fue de .226, algo tan excepcionalmente bajo que apenas tres puntos separaron a Harper del .223 de esa notable factoría de outs que es Alcides Escobar de Kansas City.  Harper, quien para ser un bateador de poder y paciencia ha tenido temporadas de BABIPs bien elevados, de por vida tiene .315 en esa estadística y eso es incluyendo el desastre de esta temporada.  Si sacamos lo ocurrido este año del cálculo, Harper llegó al 2018 con un BABIP de por vida de .323, o sea que la estrella de Washington bateó cien puntos menos en pelotas en juego en la primera mitad que el average de su carrera.  Con el simple hecho de Harper en esta segunda mitad acercarse un poco a la media general que es .300 a .310, su promedio de bateo aumentará y asumiendo que el resto de los indicadores sigan iguales, pues digamos que una tremenda segunda mitad no está fuera de lo posible.  ¿Qué nos dice el wOBA proyectado?  De acuerdo a la calidad de los contactos de Harper Statcast estima que su wOBA debe ser .390 y no .355 que era el numero hasta ayer.  En el 2017 el wOBA de Harper fue de .416, de modo que el numero proyectado si bien más bajo que el 2017, no está a un continente de distancia del de la temporada pasada e incluso por encima de su wOBA de por vida al llegar al 2018 que era .383.

El segundo problema es lo más relevante en este caso, y es que Harper, por la razón que fuere, está haciendo menos contacto que nunca.  A lanzamientos dentro de la zona de strike a los que Harper hace swing, está haciendo contacto a un 76.3% de los mismos y su porcentaje de fallos o swings en blanco ante la bola rápida es descrito por Brooksbaseball.net como “excepcionalmente alta”.  Antes de este año el porcentaje más bajo de contacto dentro de la zona de Harper había 83.6% en el 2014.  Aunque Harper está haciendo menos swings fuera de la zona de strike que el año pasado, también está haciendo mucho menos contacto.  En este caso 53.3% este año versus 59.3% el año pasado.  Su debilidad no ha sido únicamente ante la recta, sino que ante lanzamientos rompientes y de baja velocidad su probabilidad de fallo es bastante alta.  En general el porcentaje de swings abanicados de Harper ante pitcheos duros o rectas es 28.4%, lanzamientos rompientes 44.12% y lanzamientos de baja velocidad 38.67%.  En contraste en el 2017 esos porcentajes fueron 20.81%, 38.06% y 33.71% respectivamente.

El problema es hacer contacto y muchas veces eso se desprende de un fallo mecánico del swing.  Si Harper y el reputado coach de bateo Kevin Long encuentran ese fallo que les ha eludido hasta ahora, es probable que Harper tenga una mucho mejor segunda mitad de temporada, tal como también se puede inferir del BABIP y wOBA esperado.

¿No lo quiere usted en cambio para su equipo?  Aproveche, se podría sacar el premio gordo.






Pin It

Archivo

Entradas Populares