Tiempo de Aprender 01-11-2018

Por Redacción GrandesELD | En fecha: 1 noviembre, 2018

Por Carlos José Lugo
Twitter: @CarlosJLugo

Assistant GM Tigres del Licey. Comentarista y escritor deportivo. Co-host Grandes En Los Deportes.

El Jugador Más Valioso de la Liga Americana es…

José Ramírez, Alex Bregman y Francisco Lindor tuvieron cada uno excelentes temporadas en este 2018, tan buenas que en el momento adecuado bien pudieran representar el premio a Jugador Más Valioso. Empecemos por Lindor, el fabuloso campocorto boricua de Cleveland que bateó .277/.352/.519 con 42 dobles, 38 jonrones, 129 anotadas – líder de la liga –  92 remolcadas y 25 bases robadas. Dirán ustedes que un OPS de .871 – matizado por un promedio de bateo de .277 – es bueno pero nada fabuloso, incluso para un shortstop, pero tomemos en cuenta que la defensa en la posición de Lindor fue extraordinaria con 14 carreras salvadas a la defensa (DRS) y 21.1 carreras defensivas según el modelo UZR. Solo en una liga donde juega el genio defensivo que es Andrelton Simmons esos números no son garantía de un Guante de Oro. ¿Qué tan especial fue el 2018 para Lindor? Sus Victorias Sobre Nivel Reemplazo totales fueron 7.9 en la versión Baseball Reference y 7.6 en la de Fangraphs. En los últimos 30 años ese número ocupa el décimo lugar en la mejor temporada para un torpedero en B-Ref y el noveno en Fangraphs. Quienes están delante de Lindor son Cal Ripken, Jr. y su gran temporada de 1991, seis temporadas distintas de Alex Rodríguez además de una de Derek Jeter en 1999 y otra de John Valentin en 1995. Lindor terminó cuarto en WAR en el joven circuito en las dos versiones.

Su compañero de equipo José Ramírez, quien fungió tanto como pareja en el lado izquierdo del infield como también de dobles matanzas, tuvo una temporada igual de fabulosa. Aunque el criollo perdió 48 puntos en promedio de bateo en el 2018 bajando de .318 a .270, su poder aislado se mantuvo creciendo y en verdad lo del promedio estuvo basado en una notable regresión en su promedio de bateo en pelotas en juego (BABIP), que cayó de .319 a .252. Pero Ramírez pudo compensar esto recibiendo 106 bases por bolas y estableciendo marca personal en OBP con .387, acompañado de 38 dobles, 39 jonrones, 110 anotadas, 105 empujadas y 34 estafas. Su defensa en el tercer saco fue solida e igualmente cuando los Indios lo movieron a la segunda base al final del año su defensa se mantuvo estable. Ramírez terminó cuarto con 7.9 b-WAR y tercero con 8.0 en la versión Fangraphs. A la pausa del Juego de Estrellas Ramírez era quizás el candidato principal al MVP, pero una caída de su producción en el último mes de la temporada – .174/.322/.315 con solo un par de jonrones y once empujadas – puede que le haya costado el premio tomando en cuenta el nivel mantenido por sus contrincantes.

Alex Bregman de Houston consiguió 6.9 y 7.6 WAR en las dos versiones llegando en sexto y cuarto lugar de la liga. El joven tercera base de los Astros bateó .286/.394/.532 encabezando la liga en dobles con 51, agregando 31 jonrones, 103 remolcadas y más bases por bolas (96) que ponches recibidos (85). Bregman tomó el relevo como mejor jugador de posición de Houston en un año en que José Altuve, Carlos Correa y George Springer tuvieron todos temporadas por debajo.

Otro nombre es el de Matt Chapman, también defensor de la esquina caliente que fue probablemente el mejor jugador defensivo de las grandes ligas en el 2018. Chapman consiguió un absurdo total de 29 carreras salvadas a la defensa (DRS) siendo además líder en asistencias en la posición con 331 y líder en Factor de Alcance por cada 9 entradas con 3.28 jugadas realizadas. Pero es la mejoría notable en su ofensiva lo que convierte a Chapman en uno de los jugadores más valiosos de la liga. En su segunda temporada en las mayores estableció marcas personales en todos los renglones con línea ofensiva de .278/.356/.508 pegando 42 dobles, 24 jonrones, 6 triples y anotando 100 carreras. Chapman obtuvo 8.2 y 6.5 WAR en B-Ref y FG, tercero y séptimo en la liga respectivamente.

Entremos ahora en los dos candidatos principales al galardón, Mike Trout y Mookie Betts.

Mike Trout bateó .312/.460/.628 con 39 jonrones en 140 partidos. Por tercera temporada al hilo fue líder en la liga en OBP, además de encabezar en OPS, OPS ajustado y bases por bolas recibidas que fueron 122. También de acuerdo a las métricas fue su mejor temporada defensiva desde su año de novato salvando 8 carreras en el prado central. Similar a lo ocurrido en el 2017, las lesiones descarrilaron un poco la que iba rumbo a ser una temporada histórica para el brillante centerfielder de los Serafines. En esta ocasión 22 partidos perdidos por lesiones en un dedo y una muñeca fueron la causa. Aun así, Trout consiguió 10.2 bWAR y 9.8 fWAR. Como mencionamos en la entrega anterior, de acuerdo a todas las métricas ofensivas de última generación, Trout fue cómodamente el mejor bateador o jugador ofensivo de la Liga Americana.

Mookie Betts – como anticipamos en marzo en esta misma sección – rebotó, dentro de sus altos estándares, de una temporada por debajo en el 2017 a una calibre MVP en el 2018. La súper-estrella de los campeones mundiales Medias Rojas bateó .346/.438/.640 con 47 dobles, 32 jonrones, 129 anotadas y 30 bases robadas, obteniendo su primer título de bateo y siendo además líder en slugging y carreras anotadas. Su defensa una vez más fue fantástica con 20 carreras salvadas y Betts fue líder en WAR entre los jugadores en las dos versiones con 10.9 y 10.4. Y tengamos en cuenta que perdió unos 26 juegos por lesiones. Ofensivamente Trout fue mejor, como ya dijimos y en el aspecto defensivo Trout es penalizado por jugar una posición con mayor valor defensivo que Betts, un ajuste de unas cinco carreras defensivas aproximadamente. La ligera diferencia en WAR a favor de Betts radica básicamente en este punto.

Al final, nada ha cambiado aquí, Mike Trout sigue siendo el mejor jugador del béisbol y Mookie Betts el segundo. En el 2018 sus niveles de desempeño estuvieron más cercanos que nunca, al punto en que es imposible establecer con seguridad que uno fue mejor que el otro. Dicho esto, en la carrera por el MVP, entre jugadores de actuaciones similares, aquel miembro del equipo de mayor éxito tiene el beneficio de la duda. Mookie Betts ganará el premio a Jugador Más Valioso.






Pin It

Archivo

Entradas Populares