Tiempo de Aprender 04-12-2018

Por Redacción GrandesELD | En fecha: 4 diciembre, 2018

Por Carlos José Lugo
Twitter: @CarlosJLugo

Assistant GM Tigres del Licey. Comentarista y escritor deportivo. Co-host Grandes En Los Deportes.

Los candidatos a Cooperstown del Comité de Veteranos 2019 – III

Harold Baines

En la continuación de nuestro examen a las candidaturas al Salón de la Fama de Cooperstown que serán sometidas al escrutinio de el “Comité de la Era Actual” o sea el apéndice del renovado Comité de Veteranos a quienes les toca la boleta esta vez, hablaremos de la carrera de Harold Baines.

Si se trata de números acumulados, Harold Baines cumple con gran parte del currículo de un inmortal. En 22 temporadas de carrera el bateador designado y jardinero conectó 2,866 hits y 384 cuadrangulares, totales que solo han sido alcanzados por 17 jugadores en la historia del béisbol, la mayoría ya exaltados a Cooperstown y los que no  – como Albert Pujols, Alex Rodríguez y Adrían Beltré – no son elegibles aun y el resto – Barry Bonds y Rafael Palmeiro, sabemos las razones por las que no han sido seleccionados. Las 1,628 carreras empujadas de Baines también lo colocan en un grupo selecto de 33 hombres y su promedio de bateo de por vida de .289 es igual más que atractivo para un hombre con características de slugger/productor de carreras. Llama bastante la atención que un jugador así haya recibido un máximo del 6.1% de apoyo en la boleta de la Asociación de Escritores de Beisbol y de forma poco ceremoniosa haya perdido elegibilidad apenas en su quinto año en la misma obteniendo menos del cinco por ciento del sufragio. Quiere decir entonces que, a los ojos de quienes les toco cubrir la carrera de Baines por esas dos décadas, en realidad Baines no era un Salón de la Fama.

La pregunta con Baines es la que uno debe hacerse siempre en estos casos ¿Fue él realmente un gran pelotero, un muy buen pelotero o un buen pelotero? Los currículos de salón de la fama, como hemos conversado en otras ocasiones, se componen de dos partes fundamentales: un excelente a excepcional pico de carrera, de al menos cinco a siete años y en general una carrera razonablemente larga y productiva. Se puede llegar a la inmortalidad con tener lo primero y suficiente de lo segundo, pero lo segundo únicamente – salvo casos particulares como el de jugadores de alto valor defensivo – no garantiza la entrada al templo de inmortales. Con Baines, la respuesta a las preguntas anteriores es que fue un buen pelotero por mucho tiempo, pero nunca uno extraordinario. Es muy difícil establecer cuando ocurrió el pico de carrera de Baines porque en esencia siempre el desempeño fue el mismo. En 1982 en su temporada edad 23 años Baines bateó .271 con 29 dobles, 25 jonrones, ocho triples, diez robos y 105 remolcadas con 3.0 bWAR. En la votación por el MVP llegó en el lugar 20. En el ’83, jugando para unos Medias Blancas que ganaron fácilmente su división bateó .280 con 20 jonrones, 99 empujadas, 33 dobles y 2.1 bWAR, en 1984 .304 con 28 dobles, diez triples, 29 jonrones, 94 empujadas, el liderato de slugging con .541 y 4.0 bWAR, lugar 13 en los votos del MVP y en 1985 llegó noveno bateando .309, 22 jonrones, 113 remolques, 29 dobles y 2.8 bWAR. Si decimos que ese es su pico de carrera podemos resumir diciendo que Baines era un pelotero de entre dos y media a cuatro victorias en valor, bueno, pero no extraordinario.

La cosa es que su consistencia fue notable. Las temporadas anteriores ocurrieron entre los 23 a 26 años, pero en 1991 con los Atléticos Baines bateó .295/.383/.473 con 20 jonrones, 90 empujadas y 2.9 bWAR. En el ’93 en Baltimore .313/.390/.510 con 20 jonrones, 70 empujadas y 2.5 bWAR. En 1995 .299/.403/.540 con 24 jonrones y 2.2 bWAR y en el ’96 de regreso a Chicago .311/.399/.503 con 22 jonrones y 95 empujadas. Para no hacer la historia larga, con 40 años en el ’99 Baines bateó .312/.387/.533 con 25 jonrones, 103 empujadas y asistió al Juego de Estrellas. Todas las temporadas anteriormente citadas ocurrieron después de los 31 años de edad. Pero, ese es el punto. El pico dominante de carrera nunca Baines lo tuvo y, la suya fue una larga, solida, consistente y productiva carrera. Pero, el lado oscuro de su caso viene por el lado de sus limitaciones defensivas. Harold Baines era un jardinero derecho pobre y a tal punto que, en una época donde no existían modelos ni métricas defensivas sofisticadas para evaluar defensa, en base a pura observación sus managers, coaches y los scouts llegaron a la conclusión de que su guante no era el mejor. Con apenas 28 años de edad ya Baines era un bateador designado a tiempo completo. Eso, lamentablemente, lastimó bastante su valor el resto de su carrera.

En el sistema de puntaje desarrollado por el escritor Jay Jaffe y del cual hablamos en una entrega anterior y seguiremos hablando al referirnos a este tema, el score final de Baines es de 30.1 bWAR promedio entre su total de carrera – 38.7 bWAR – y su pico de siete mejores campañas – 21.4 bWAR.

El jardinero de esquina promedio en Cooperstown – único punto de comparación puesto que no hay todavía un bateador designado a tiempo completo exaltado – tiene un score de 57.8 en el sistema JAWS de Jay Jaffe. Baines se queda, sin dudas, bastante corto. Harold Baines fue un buen pelotero, con una bonita, larga y productiva carrera. Como bateador lo hizo bien pero, ese era su único trabajo y a diferencia de los Edgar Martínez y David Ortiz del mundo o J.D. Martínez este año, no es que Baines fuera considerado entre los mejores cinco o diez bateadores puros del béisbol en su época año por año. Cuando su único trabajo es ese, batear, el ser bueno no es suficiente para abrirle las puertas a Cooperstown. Es casi seguro que Baines no obtendrá los doce votos necesarios para su inducción una vez más.




Archivo

Entradas Populares