Tiempo de Aprender 06-08-2018

Por Redacción GrandesELD | En fecha: 6 agosto, 2018

Por Carlos José Lugo
Twitter: @CarlosJLugo

¿Quiénes se ayudaron más en el periodo de cambios? – III

Assistant GM Tigres del Licey. Comentarista y escritor deportivo. Co-host Grandes En Los Deportes.

Seguimos hoy con el repaso a los movimientos realizados por los equipos contendores antes de cerrar la fecha límite para cambios sin restricciones en las Grandes Ligas.  En el orden alfabético hoy nos tocan…

Colorado Rockies

Colorado fue uno de los equipos más calientes del mes de julio y un record de 17-6 durante ese mes los metió de lleno en la pelea por el título del oeste.  Sin embargo, su Gerente General Jeff Bridich no estuvo muy activo en el mercado de cambios adquiriendo solamente al relevista Seung-Hwan Oh de Toronto, buscando la manera de agregar profundidad y calidad a un bullpen que, luego de gastar una pequeña fortuna en la agencia libre pasada tratando de construirlo, ha sido casi un completo desastre.  La bola rápida de “El Jefe Final” es básicamente average en términos de velocidad y movimiento, pero su slider/cutter sigue siendo un pitcheo efectivo y su buen control y comando de dichas ofertas hace que falle bates con regularidad.  En Toronto el Koreano tuvo record de 4-3, 2.68 con proporciones de 10 ponches y 2 bases por bolas aproximadamente por cada 9 entradas lanzadas.  Mirando superficialmente los números, el bullpen de Bud Black solo ha tenido a Adam Ottavino y Scott Oberg tirando de manera efectiva todo el año, de modo que la presencia de Oh representa un avance.  Avance que no parece será suficiente.  Según las proyecciones de Dam Szymborski en Fangraphs, la probabilidad de los Rockies de alcanzar un lugar en los playoffs se redujo en más de un siete por ciento al cerrar la fecha límite, y la causa fundamental es que Bridich parece haber caído en la trampa de sobrevalorar la ofensiva del club.  El Average Uniforme (TAv) colectivo de los Rockies era hasta ayer .258, vigésimo primero en las mayores y solo cuatro de todos sus jugadores de posición tienen un OPS ajustado (OPS+) mejor que la media de la liga.

Houston Astros

Los campeones de la Serie Mundial no sabemos si habrán hecho el cambio más productivo del periodo, pero indudablemente el más controversial.  El Gerente General Jeff Luhnow, consciente de que la profundidad de su bullpen no es la ideal para un playoff largo, decidió aguantar la oleada de malas relaciones publicas y adquirió al cerrador mexicano Roberto Osuna, suspendido por cargos de abuso doméstico, desde Toronto, además del también relevista Ryan Pressly de Minnesota y el receptor Martín Maldonado de los Angelinos.  Este no es el lugar ni el momento para analizar la parte ética de la decisión de los Astros, pero lo que sí es innegable es que Osuna es una mejor opción en este momento para cerrar partidos que Ken Giles.  Antes de su arresto en mayo Osuna había lanzado de manera efectiva con los Blue Jays salvando nueve partidos en 15 apariciones con un PCL de 2.93 y una relación de 13 ponches y una sola base por bolas en 15 entradas y un tercio.  Desde adueñarse del puesto de cerrador con apenas 20 años en la exitosa campaña del 2015 para los canadienses, Osuna ha sido uno de los mejores en el rol.  Pressly estaba en medio de la mejor temporada de su carrera, aumentando sustancialmente su volumen de ponches y manteniendo los rodados en el 50 por ciento.  Un valor agregado de estas adquisiciones es que ambos tienen años de control – dos y uno respectivamente – aparte de esta temporada.  La lesión de Brian McCann en una rodilla motiva adquirir a Maldonado un excelente receptor defensivo, ganador del Guante de Oro el año pasado, que uniéndolo a Max Stassi, uno de los mejores en la posición consiguiendo strikes extras producto del framing, le da al dirigente A.J. Hinch una sólida supla defensiva detrás del plato.  Las importantes regresiones a la ofensiva sufridas por Josh Reddick, Marwin González y Jake Marisnick hacían a uno pensar que Luhnow iría en busca de un bate para el jardín izquierdo, pero no fue así.

Los Angeles Dodgers

Según las proyecciones de Szymborski en Fangraphs, los Esquivadores fueron el equipo del viejo circuito que aumentó sus chances de playoffs en mayor número con sus adquisiciones en poco más de un siete por ciento.  Mucho de eso, claro está, es por Manny Machado, el jugador de más talento transferido en el periodo y una genuina súper-estrella que se agrega a uno de los rosters más flexibles, versátiles y profundos del béisbol.  Al obtener al segunda base Brian Dozier de Minnesota la oficina central de los campeones de la Nacional adquieren a uno de sus mayores objetos de deseo de los últimos años, solo que esta vez en lo que hasta ahora ha sido su peor temporada en un buen tiempo.  Sin embargo, no muy distinto al caso de Boston con Ian Kinsler, la producción que han recibido los Dodgers de quienes han ocupado la posición hasta la fecha ha sido tan pobre que la versión 2018 de Dozier sigue representando un progreso.  Otra cosa a la que apuestan los Dodgers es a las excelentes segundas mitades que ha tenido Dozier en las dos campañas previas.  En el 2017, 21 jonrones y OPS de .985, en el 2016 28 jonrones y OPS de .990.  Lo que no pudieron hacer Andrew Friedman y Farhan Zaidi fue conseguir un relevista confiable para la octava entrada, siendo la adquisición de John Axford una opción poco confiable y que probablemente ni siquiera llegue a estar en un eventual roster de playoff.




Archivo

Entradas Populares