Tiempo de Aprender 10-12-2018

Por Redacción GrandesELD | En fecha: 10 diciembre, 2018

Por Carlos José Lugo
Twitter: @CarlosJLugo

Los candidatos a Cooperstown del Comité de Veteranos 2019 – VI

Will Clark

Assistant GM Tigres del Licey. Comentarista y escritor deportivo. Co-host Grandes En Los Deportes.

Desde sus años en la universidad Will Clark era considerado un súper prospecto. Tras ganar el premio “Golden Spikes” como el mejor jugador colegial en 1985 con la Universidad de Mississippi State, Clark fue seleccionado como segundo jugador general por los Gigantes de San Francisco en el Draft del ’85. A menos de un año de ser firmado Clark estaba debutando en las mayores conectando un cuadrangular ante Nolan Ryan en su primera aparición al plato en un juego de Grandes Ligas. A partir de ese momento la verdad es que era difícil encontrar un mejor bateador “puro” en la Liga Nacional de esos tiempos. Entre 1987 y 1992 – el pico de su carrera – Clark tuvo un OPS ajustado (OPS+) de 152, o sea un 52% superior al jugador promedio de su liga, segundo solo detrás del 154 de Fred McGriff y empatado con Barry Bonds. Su línea ofensiva de .303/.378/.515 es más impresionante que eso tomando en cuenta que el contexto ofensivo del béisbol esos años fue bajo y que además Clark jugó la mitad de sus partidos en un parque de lanzadores como el desaparecido Candlestick Park de San Francisco. En el ’88 bateó .282/.386/.508 con 31 dobles, seis triples, 29 jonrones y 109 remolcadas, encabezando la liga en ese departamento y el de bases por bolas recibidas, obteniendo 6.6 bWAR. En 1989, la mejor temporada de su carrera, bateó .333/.407/.546 con 23 jonrones, 38 dobles, nueve triples, 111 empujadas, 104 anotadas y 7.6 bWAR. Su increíble actuación en la Serie de Campeonato contra los Cubs, bateando .650 con dos jonrones en cinco partidos, ayudó a los Gigantes a ganar su primer pennant desde 1962. Las 32 bWAR obtenidas por Clark en el periodo de seis años antes citado representaron la séptima mayor cantidad del béisbol. Todos los que están delante de él están en Cooperstown salvo Barry Bonds, así como también cuatro de los próximos cinco que le preceden a excepción de Andy Van Slyke.

No muy distinto a lo que pasó con Don Mattingly, las lesiones descarrilaron el tren de Clark hacia Cooperstown. Después de cumplir 30 años Clark solamente jugaría más de 140 partidos en una temporada en 1998 bateando .305 con 41 dobles, 23 jonrones y 102 remolcadas para Texas. Las dos siguientes temporadas batalló con problemas en un dedo pulgar y astillas en el codo hasta decidir colgar los spikes después de la temporada del 2000 a los 36 años de edad. Clark se despidió con una sensacional participación en la recta final para los Cardenales de San Luis, bateando .345/.426/.655 con 12 jonrones y 42 remolcadas en 51 juegos con los campeones de la división central agregando promedio de .412 en la Serie de Campeonato. Las lesiones que lo motivaron a un retiro a una edad temprana, impidieron al jugador apodado “WIll The Thrill” acumular totales de carrera que empujaran su candidatura. El inicialista se retiró con una triple línea de porcentajes de .303/.384/.497 pero, solo 284 jonrones. 1,205 remolcadas y 2,176 hits conectados. Tratándose de un primera base, esos totales no ayudan mucho su caso y, de hecho, Clark salió inmediatamente de la boleta de la Asociación de Escritores de Beisbol apareciendo apenas en el 4.4% de las sufragadas en el 2006.

De los 21 jugadores exaltados al Salón de la Fama que jugaron la primera base, Clark tiene más hits de por vida que solo cinco de ellos y, de ese grupo, Harmon Killebrew, Johnny Mize y Hank Greenberg le superan ampliamente en cuadrangulares. Clark se queda corto en el sistema JAWS de Jay Jaffe en cuanto a los criterios que definen al inicialista promedio exaltado a Cooperstown. De por vida el dulce y elegante swing de Clark le ayudó a obtener 56.5 bWAR, 36.1 en sus siete temporadas pico y un score JAWS de 46.3. Por otro lado, esos totales para el primera base en Cooperstown en promedio son 66.8 bWAR de por vida, 42.7 bWAR en las siete temporadas pico y un score de 54.7 en el sistema JAWS.

Clark fue un buen bateador, consiguiendo una marca de 136 en la métrica ofensiva ajustada carreras creadas ajustadas ponderadas (wRC+) significando que este “creo” 36% más carreras que el bateador promedio de sus días. Pero, para poner las cosas en perspectiva, en la era moderna eso coloca a Clark en el lugar número 22 entre los hombres de la posición, que parece interesante hasta que uno observa los nombres alrededor de él. Entre ellos, Norm Cash (139), Jack Clark (138), Jason Giambi (140), Carlos Delgado (135) y Boog Powell (134).

Clark se queda corto. La carrera corta y los números de acumulación realmente no les son suficientes. A veces – como acaba de demostrar el Comité con la elección de Harold Baines y Lee Smith – es mejor una carrera larga y acumular números que un pico excelente pero una carrera corta.






Pin It

Archivo

Entradas Populares