Tiempo de Aprender 17-01-2019

Por Redacción GrandesELD | En fecha: 18 enero, 2019

Por Carlos José Lugo
Twitter: @CarlosJLugo

Assistant GM Tigres del Licey. Comentarista y escritor deportivo. Co-host Grandes En Los Deportes.

Cooperstown 2019 – II

Miguel Tejada y el Salón de la Fama

Miguel Tejada se retiró con 16 temporadas en las grandes ligas y una triple línea de porcentajes de .285/.336/.456 acumulando 468 dobles, 307 jonrones y 1,302 carreras empujadas. De los 2,140 partidos jugador por Tejada en las mayores un total de 1,946 fueron en el campocorto. En ocho temporadas consecutivas pegó más de 20 jonrones – incluyendo cuatro sobre los treinta – y empujó más de cien en otras seis, una de ellas con 150 carreras remolcadas que, no importa lo que pensemos acerca del peso e importancia que le damos a las impulsadas, son 150. Desde 1901, el inicio de la era moderna en las grandes ligas hasta el año de debut del dominicano en 1997, no son muchos los jugadores primariamente torpederos que presentan números ofensivos similares a los de Tejada – sobre todo de acumulación – y tuvieron sus carreras en ese periodo. Tejada por ejemplo tuvo un OPS de .791 y solo otros diez hombres de la posición seis superarían ese número habiendo jugado sus carreras completas hasta el año 1997. En orden descendente de OPS estos son Arky Vaughan, Joe Cronin, Honus Wagner, Barry Larkin, Luke Appling, Lou Boudreau y Cal Ripken, Jr. Todos y cada uno de ellos están en el Salón de la Fama. Si lo ordenamos por las remolcadas la lista se reduce a tres nombres: Ripken, Cronin y Wagner. Y si es por jonrones ni hablemos, porque solo Ripken con 431 estaría encima de Tejada y si lo vemos estrictamente conectados como torpederos, Ripken tuvo 345 versus 291 de Miguel.

¿Hacia dónde vamos con todo esto? Simple. Si la ventana de la carrera de Miguel Tejada hubiese transcurrido en el mismo periodo de la de Barry Larkin o Cal Ripken, por ejemplo, en esta su primera aparición en la boleta, fuese un candidato serio para entrar al primer intento. Obviamente, sabemos que el hecho de haber jugado en la gran era ofensiva afecta sus números ofensivos pero, los mismos no dejan de ser muy respetables. Un OPS+ de 108 (8% superior al jugador ofensivo promedio), Carreras Creadas Ajustadas Ponderadas (wRC+) 6% superior a la media y Carreras Creadas Merecidas Ajustadas (DRC+) un 3% por encima de la media. El caso de Tejada flaquea por dos puntos, el primero es su defensa, cuya reputación no fue la mejor, pero que algunas métricas defensivas como las de Baseball Prospectus, Fangraphs y las WAR Defensivas de Baseball Reference valoran como positiva en general, si bien otras como las basadas en Total Zone lo penalizan significativamente con cerca de -50 carreras defensivas.

En su carrera Tejada acumuló 47.3 bWAR, 36.6 en sus siete temporadas pico con un score JAWS de 41.9. El shortstop promedio en el Salón de la Fama tiene estos tres números en 67.0, 42.9 y 55.0, lo que quiere decir que, desde esta perspectiva, el criollo queda lejos de una posible exaltación. El segundo punto en el que flaquea Tejada tiene que ver con el uso de sustancias y, pues ya sabemos lo que ha pasado con estos casos. ¿Tiene chance Miguel de sobrevivir en la boleta más allá de este año? No sabemos pero, en otros tiempos, en otras circunstancias, su carrera – o al menos sus años pico – habrían estado entre las mejores de la posicion seis.

Andy Pettitte y el Salón de la Fama

El abridor zurdo Andy Pettitte es uno de los cinco miembros del “Nucleo de los Cuatro” que motorizó la dinastía de los Yankees en la era de Joe Torre (lo anterior no es un error, sino una forma adrede de resaltar la ridiculez de dejar fuera del grupo a Bernie Williams) y el lanzador abridor del grupo que además incluye a Mariano Rivera, Derek Jeter, Jorge Posada y por supuesto debería incluir a Williams. El caso de Pettitte para Cooperstown descansa en un magnifico record de ganados y perdidos de 256 y 123 y una solida prevención de carreras una vez se hace el ajuste de la época. Aunque su PCL de por vida fue 3.85, su PCL ajustado (ERA+) fue 17% mejor que el lanzador promedio de su época. La otra columna de su caso fue su actuación en post-temporada en donde el zurdo – ayudado claro por un esquema de playoffs expandido – posee records en varios departamentos de pitcheo en playoffs. Pettitte tuvo marca de 19-11, 3.81 en 44 aperturas en playoffs, cifra record en la historia aparte de ser líder también en juegos ganados y entradas lanzadas. En Series Mundiales específicamente Pettitte también aparece entre los líderes históricos en estadísticas de acumulación. Pero claro, si bien Pettitte fue un buen lanzador en octubre, no estamos hablando tampoco de alguien que lo hizo con el dominio y la efectividad de gente como Curt Schilling en su momento o en la época más reciente las hazañas de Madison Bumgarner con los Gigantes de San Francisco. Andy Pettitte fue en playoffs el mismo Andy Pettitte ayudado con un gran equipo de los Yankees detrás y Mariano Rivera cerrando los partidos.

Pettitte acumuló 60.7 bWAR en una carrera de 18 temporadas que, es un buen total pero, no precisamente cercano al estándar de los abridores en el templo de los inmortales que es de 73.4. Claro, usted encontrará abridores en Cooperstown incluso con menos WAR que las de Pettitte – Sandy Koufax, Dizzy Dean e incluso hasta Whitey Ford – pero son casos muy distintos. Pettitte fue, en resumen, un lanzador extremadamente confiable y consistente, parte de un gran equipo – casi nunca el as, dicho sea de paso – y en su tiempo, aunque en varias ocasiones quedó entre los primeros cinco en el voto por el Cy Young, no creemos que nadie pensara en él como uno de los miembros de la elite de los abridores. Es más, aunque no es el parámetro más exacto de todos, el hecho de participar en solo tres juegos de estrellas refleja perfectamente esta última parte. Volviendo al sistema JAWS, en su pico de siete temporadas obtuvo 34.1 WAR y su score JAWS fue 47.2. El abridor típico en Cooperstown tuvo un pico promedio de 50.1 WAR y score de 61.8 en el sistema JAWS. En este aspecto, Pettitte se queda corto.

En verdad su carrera no tiene el calibre de Cooperstown. La actuación en octubre agrega valor a su carrera pero, en verdad no estamos hablando de que haya sido un hombre excepcional en post-temporada tampoco. Como todos saben, Pettitte admitió haber usado hormona de crecimiento humano y, aunque siempre ha sido un ciudadano ejemplar, esto debe afectar su de por sí débil caso. Puede ser que sobreviva en la boleta uno o dos años, pero seguramente su chance será en el Comité de Veteranos del 2040 cuando Jeter, Mariano y algún otro de sus compañeros y contemporáneos en el comité lo elijan.






Pin It

Archivo

Entradas Populares