Tiempo de Aprender 20-08-2018

Por Redacción GrandesELD | En fecha: 20 agosto, 2018

Por Carlos José Lugo
Twitter: @CarlosJLugo

Lo Peor de Julio 2018 – II

Assistant GM Tigres del Licey. Comentarista y escritor deportivo. Co-host Grandes En Los Deportes.

Concluimos hoy la serie de lo mejor y peor del mes en términos individuales, hablando de los lanzadores menos efectivos en julio de acuerdo al número de Victorias Sobre Nivel Reemplazo. Julio no fue un mes con graves desastres en cuanto a los lanzadores, no apareciendo ningún caso – abridor o relevista – en el que un serpentinero le costara una victoria completa a su equipo, andando los peores alrededor de la mitad o fracción de una victoria.

Empezando por el grupo de abridores menos destacados la lista la encabeza Nick Kingham de Pittsburgh con -0.6 fWAR. El derecho de 26 años inició cinco partidos en julio en los que terminó con PCL de 6.20 y pese a ello, tuvo record positivo de ganados y perdidos de 3-2. En 24 entradas y dos tercios le conectaron 28 indiscutibles, quince de ellos extrabases en donde se resalta el horrendo total de nueve jonrones. Aunque Kingham ponchó 20 contrarios, caminó once, provocando una poco deseada combinación de muchos corredores en base y muchos jonrones. En la primera y última aperturas del mes Kingham completó solo tres innings en cada una y concedió trece carreras en total. Los tres partidos en el medio fueron dos solidas aperturas y una decente. Quizá pocos ya lo recuerden a estas alturas pero Kingham tuvo un fantástico debut en las mayores a finales de abril dejando a los Cardenales en un hit en siete entradas en blanco sin boletos y nueve ponches, una de los mejores debuts de años recientes. A partir de ese momento, Kingham se ha mantenido cumpliendo con sus proyecciones de un lanzador de la parte trasera de una rotación.

Bien cerca de Kingham sigue un grupo de cinco serpentineros con -0.5 fWAR en el mes, y fueron ellos Johnny Cueto de San Francisco, Dylan Bundy de Baltimore, Tyler Chatwood de los Cubs y Clayton Richard de San Diego.

El petromacorisano Cueto regresó en julio después de perder más de dos meses de acción por molestias en su brazo que culminaron con una visita al quirófano y una cirugía Tommy John que lo mantendrá fuera de acción probablemente hasta finales del 2019 o inicios del 2020. En sus cuatro aperturas su record fue de 0-2 con efectividad de 6.86, 21 entradas lanzadas, 30 hits permitidos, siete jonrones, siete boletos y solo doce ponches propinados. Su línea ofensiva en contra fue .349/.411/.640. Al momento de ir a la lista de lesionados el 29 de abril Cueto había empezado la temporada a todo vapor con marca de 3-0 y efectividad de 0.84 en sus primeras cinco aperturas en las que logró completar al menos seis episodios en cada una de ellas. Con 32 años de edad y un contrato garantizado hasta el 2021 a los Gigantes solo les resta sentarse a esperar a que el criollo regrese saludable en unos 18 meses aproximadamente. Una vez más, el inusual tramo de pobres aperturas es explicado por la lesión.

Después de un mes de junio en el que tuvo record de 3-0, 1.98, el derecho de Baltimore Dylan Bundy volvió a retroceder con un horrible julio en el que tuvo record de 1-2, 8.38 en cuatro salidas. En 19 entradas y un tercio de trabajo le conectaron 23 hits, ocho de ellos jonrones, con seis bases por bolas otorgadas y 15 ponches propinados. Otrora prospecto de primera línea y en su tercera campaña completa en grandes ligas, Bundy está a punto de convertirse en una muestra más del pésimo historial de los Orioles en los últimos años a la hora de desarrollar lanzadores, especialmente abridores. Empezando desde mediados de la década de 1960 hasta más allá de los ochentas el pitcheo era precisamente el orgullo de los Orioles como organización y una de las razones de años de dominio en la Liga Americana en ese periodo.

Cuando los Cubs firmaron a Tyler Chatwood como agente libre en la temporada muerta parecía una buena idea tomando en cuenta que este tuvo un buen record fuera del implacable Coors Field, compilando marca de 5-7 pero efectividad de 3.49 en la ruta. Si bien Chatwood no era Greg Maddux a la hora de tirar strikes, se asumía que alejado del temor a lanzar al contacto provocado por el efecto Coors la adición de Chatwood a la parte trasera de la rotación en el lado norte de Chicago probaría ser un éxito. No ha sido el caso. El descontrol de Chatwood se ha degradado a un punto insostenible – más de ocho boletos por cada nueve entradas – y en julio la historia fue la misma. Su record fue 1-0 en cuatro aperturas, pero su PCL fue 6.53 y su PCL independiente de la defensa (FIP) una carrera peor en 7.57 y algo preocupante es que su volumen de ponches – el cual había mantenido en buenos niveles – ha tenido una importante regresión durante las últimas semanas. Chatwood caminó 19 en 20 entradas y dos tercios en julio con solo doce ponches. Al final la apuesta ha salido bastante mal para los Cubs con un desempeño nivel reemplazo de parte de Chatwood.  Richard, el veterano zurdo de los Padres, tuvo marca de 0-3 en seis aperturas con efectividad de 7.50 y relación de 13 ponches y 23 bases por bolas en 30 entradas de trabajo.

Otros abridores de bajo desempeño en julio fueron Reynaldo López de Medias Blancas, Anthony DeSclafani de Cincinnati, Iván Nova de Pittsburgh y Tyson Ross de San Diego con -0.4.

Finalmente el relevista de peor desempeño en WAR aportadas fue nada menos que el usualmente efectivo Chris Devenski de Houston con -0.7 fWAR luego de permitir 13 carreras limpias en tan solo cinco entradas incluyendo 14 hits, cuatro jonrones y cuatro boletos. Devenski perdió un partido y su efectividad fue 23.40; Devenski fue a la lista de lesionados con problemas en la corva izquierda y no ha lanzado desde el 27 de julio.

Otros relevistas con pobres desempeños fueron el conocido Austin Biben-Dirks de Texas y Tim Peterson de los Mets con -0.6 fWAR y Kyle Barraclough de los Marlins -0.5.




Archivo

Entradas Populares