Tiempo de Aprender 20-12-2018

Por Redacción GrandesELD | En fecha: 20 diciembre, 2018

Por Carlos José Lugo
Twitter: @CarlosJLugo

Assistant GM Tigres del Licey. Comentarista y escritor deportivo. Co-host Grandes En Los Deportes.

Notas breves sobre los lideratos del torneo LIDOM 2018-19

Antes del inicio de la serie semi-final en formato Round Robin en la Liga Dominicana de Beisbol, aprovechamos para compartir algunas notas breves sobre los diferentes lideratos individuales tanto a la ofensiva como en el pitcheo de la recién concluida serie regular 2018-19.

Jordany Valdespín de los Toros Azucareros del Este se estrena con su nuevo equipo obteniendo el título de bateo con average de .349. Obtenido en un cambio desde las Estrellas de Oriente en la temporada muerta el bateador zurdo continuó el mismo nivel de juego que le había llevado a ser electo Jugador Más Valioso en la Liga del Atlántico, uno de los circuitos independientes en Estados Unidos. Valdespín se convierte en apenas el segundo jugador de los Toros en ser líder bate en poco más de veinte temporadas, siendo el anterior el infielder Christian Adames quien bateó .353 en la campaña 2014-15. Desde su llegada a la liga en la temporada 1983-84 estos han sido los jugadores que han obtenido el título vistiendo los colores Romanenses: el primero fue el dominico-curazoleño Hensley “Bam Bam” Meulens con .338 en 1990-91, después en temporadas consecutivas lo ganaron primero Domingo Cedeño con .419 en 1995-96 y Wilton Guerrero con .340 en 1996-97. Luego de Guerrero no fue sino hasta la reciente corona de Adames que un jugador de los Toros obtuvo el liderato en dicho departamento. Igualmente con Valdespín se da el caso de un jugador que gana la corona de bateo en el primer año con la casaca de un nuevo equipo, no contando claro está jugadores importados o novatos. Manuel Mota fue el primero en lograr esta hazaña en la temporada de 1960-61, en su debut con los Tigres del Licey luego de ser cambiado desde los Leones del Escogido.

Otro caso es el del jardinero Jesús Tavarez en 1999-00 con los Tigres del Licey. Dejado libre por el Escogido, el Licey se jugó una carta con el bateador zurdo y este respondió con average de .341 en 130 apariciones al plato. En el 2004-05 Juan Camilo, luego de una temporada completa fuera de béisbol, firmó con las Estrellas y fue el champion-bate con average de .353 complementando eso con OBP de .438 y slugging de .532 incluyendo diez dobles, cinco jonrones y 27 remolcadas. Después de haber sido Jugador Más Valioso en esta misma temporada como compañero de equipo de Juan Camilo, Erick Almonte bajó su producción al año siguiente y fue transferido a los Gigantes del Cibao antes de la temporada 2006-07. Con su nueva camiseta vino tinto, Almonte bateó .364 ganando la corona de bateo y su segundo MVP en tres años. Al año siguiente el infielder Juan Melo, de regreso al Escogido luego de jugar varios años con los Toros, celebró su retorno a los melenudos ganando el liderato de bateo con average de .318. A este grupo se une ahora Valdespín.

Junior Lake de las Estrellas de Oriente compartió el liderato en robos de base con Valdespín con un total de catorce y, de acuerdo a lo que sabemos, es la primera vez en la historia de la liga que se registra un empate en el liderato de estafas en una temporada. Para Lake es su segundo liderato en este departamento, habiendo ganado en el 2014-15 con 20 robos y se une a Pablo Ozuna, Cesar Cedeño y Ralph Garr como únicos jugadores de los paquidermos con múltiples lideratos de robos de base, cada uno con dos.

En una de las temporadas más reducidas en cuanto a ofensiva total en la historia de la liga dominicana, tres jugadores compartieron el liderato de cuadrangulares con un total de apenas cuatro. Ellos fueron Lake, Juan Francisco del Licey y el jugador ocasional Rainel Rosario de las Aguilas Cibaeñas. Ese número de cuatro empata la marca como el segundo total más bajo para un lider en la historia de la liga. Los demás casos en orden retrospectivo: Ramón Torres, Dylan Cozens y Rhys Hoskins de los Gigantes y Marco Hernández del Licey en el 2016-17. En 1991-92 cinco jugadores que fueron Julian Yan y Kevin Koslofski de los Azucareros, Gerónimo Berroa y Samuel Sosa del Escogido y Francisco Cabrera de las Estrellas. En 1975-76 tuvimos otro liderato de jonrones compartido con un total de cuatro, en aquel entonces los co-lideres fueron los refuerzos Gary Alexander, Bill Nahorodny y Andre Thornton de las Águilas, Larry Parrish y Gary Thomasson del Escogido, Wilbur Howard de las Estrellas y John Hale del Licey. Como notan ustedes, todos ellos importados. En la temporada de solo jugadores nativos en 1960-61 Víctor Ramírez, José Vidal Nicolás y Napoles Saviñón de las Águilas, Felipe Rojas Alou del Escogido y Manuel “El Mulo” Jiménez de las Estrellas compartieron el liderato con cuatro. Finalmente otro liderato de jonrones con escaso número de cuatro lo obtuvo Danny Kravitz, refuerzo de las Águilas en el segundo año del béisbol de invierno o bajo luces en 1956-57.

¿El total más bajo para un líder de jonrones en la liga? La respuesta es tres vuelacercas, e igualmente un liderato compartido entre Pedro Guerrero y Arturo De Freites del Escogido, Alberto Lois de las Águilas y Samuel Mejía y Leon Durham del Licey en 1979-80.

En el caso de las remolcadas Lake comandó el pelotón con 24, siendo él y Valdespín los únicos en llegar a 20 impulsadas. Esas 24 producidas empatan una nueva marca en la liga como total más bajo para un líder en remolques, marca establecida casualmente en la mencionada campaña 2016-17 cuando Rubén Sosa del Escogido fue líder con ventaja de una sobre Juan Carlos Pérez. En este caso, es probable que la combinación de pelotas de calidad inferior y el hecho de que son pocos los jugadores que accionan la temporada completa, se hayan unido como factores que provocan esta situación. En una próxima entrega seguimos con el tema de los lideratos individuales de este año.




Archivo

Entradas Populares