Tiempo de Aprender 23-07-2018

Por Redacción GrandesELD | En fecha: 23 julio, 2018

Por Carlos José Lugo
Twitter: @CarlosJLugo

Galardones de Medio Término 2018 – Jugador Más Valioso Liga Nacional

Assistant GM Tigres del Licey. Comentarista y escritor deportivo. Co-host Grandes En Los Deportes.

¿Quién fue el jugador más valioso, más destacado y más importante de la Liga Nacional en la primera mitad de la temporada 2018?  La respuesta es mucho más compleja y complicada de lo que aparenta en principio.  Distinto a la Liga Americana, donde hay varios jugadores con temporadas superlativas entre ellos Mike Trout, José Ramírez, Mookie Betts, Francisco Lindor y J.D. Martínez, por mencionar solo cinco nombres, en la Liga Nacional no hay nadie que salte realmente a la vista de manera automática.  En cuanto a números tradicionales pudiéramos mencionar solo a Nolan Arenado de Colorado y Freddie Freeman de Atlanta como hombres que cumplen la prueba de la impresión inmediata.  Ellos dos y, en menor medida Jesus Aguilar de Milwaukee y Matt Kemp de los Dodgers, llenan los requisitos de unos números atractivos de triple corona combinados con ser parte de equipos en competencia.  Esto último porque si a eso vamos los infielders Scooter Gennet y Eugenio Suarez de Cincinnati cumplen una parte, pero los Rojos aunque jugando bastante bien recientemente, ocupan el sótano de su división.

Pero no nos desviemos de la razón fundamental que hace de esta elección una difícil, la Liga Nacional – y las grandes ligas en general, como ya advertimos hace un par de entregas al hablar del Novato del Año – transitan por una de las temporadas de más bajo entorno ofensivo en los últimos treinta años.  En el viejo circuito, de hecho, es una tendencia que se ha mantenido durante toda la década que transcurre.  Hasta ayer la Liga Nacional promediaba 4.43 carreras anotadas por juego por equipo, noveno total más bajo desde 1988.  Si usamos estadísticas de última generación, normalizadas y ajustadas a factores de parque y contexto de era, el resultado es el mismo.  El porcentaje de embasarse ajustado de este año es .314, igualmente el noveno más bajo en el periodo antes citado.  Comparado con el 2013 y 2014 cuando en la nacional se anotaron 4.00 y 3.95 carreras por juego ese total de este año luce bastante bien, pero no es así visto en sentido general.  Y claro, en una liga en donde se esté bateando menos que lo usual, es normal que los números individuales luzcan menos llamativos que lo usual.  Pero esto no quiere decir que no haya, realmente, actuaciones ofensivas individuales muy destacadas.  Lo que debemos hacer es algo que gracias a la Sabermetría y las analíticas entendemos muy bien y por qué, ajustar los números.  Y, en un escenario en donde nuestros referentes normales de lo que representa valor no están en sintonía con lo normal, entonces las métricas de ultima generación representan un magnifico faro en estas tinieblas.

Otra cosa que resulta de años como el actual es que el valor aportado por los lanzadores se magnifica.  Revisen los casos en que un lanzador ha sido electo como Jugador Más Valioso y se darán cuenta que, fuera de merecerlo sobre un jugador de posición o no, casi siempre la razón ha sido falta de consenso entre quién fue el mejor pelotero de posición de ese año.  En el 2018, ciertamente, hay lanzadores en la Liga Nacional que entran dentro de este grupo, pero que realmente tienen cero oportunidad de hacerse con un trofeo de MVP.

Ya mencionamos a Freeman y Arenado como candidatos ¿Quiénes más entran en la conversación para nosotros? Lorenzo Cain, Ozhaino Albies, Javier Baez, Jesús Aguilar ademas de Suarez y Gennett y, tres lanzadores abridores que son Jacob deGrom (no, en serio), Max Scherzer y Aaron Nola. ¿Por qué los pitchers, se preguntarán ustedes? Aunque estamos completamente conscientes de que muchos de ustedes no creen en la utilidad de las victorias sobre nivel reemplazo (WAR) para este tipo de análisis, les decimos que los tres pitchers anteriores, en los dos modelos de las WAR más conocidos, están por encima de todos los jugadores de posición de la liga.  ¿Qué hacemos entonces con esa información?

Ignorarla por un momento.  Vamos a Freeman versus Arenado.  El primera base de Atlanta se ha establecido como uno de los mejores jugadores ofensivos del béisbol y en la primera mitad bateó .315/.403/.533 con 16 jonrones, 61 remolcadas y Average Uniforme (TAv) de .339, el mejor de la Liga Nacional, y por supuesto ha sido pieza importante en la sorpresiva y excelente campaña de los Bravos.  Freeman tuvo 3.9 bWAR y 3.8 fWAR, tercero y segundo respectivamente.  Arenado por su lado tuvo línea de .312/.395/.586 con 23 jonrones, 68 empujadas, TAv de .320 y buena defensa en la esquina caliente.  Arenado consiguió 3.8 bWAR y 4.0 fWAR en la primera mitad.  Luego está Cain, con línea de .293/.393/.427 ocho jonrones, 27 empujadas, 18 robos de base, TAv de .307 y, de acuerdo a las métricas, una brillante defensa en el bosque central.  De hecho, el mejor jugador defensivo de la liga de acuerdo a las WAR defensivas con 1.7 de las 4.4 acumuladas en B-Ref – segundo en la liga entre jugadores de posición – y 3.5 fWAR, tercero.  En Cain, a quien nadie concibe como un jugador tan importante este año aunque las WAR digan lo que les venga en gana, es que vemos reflejados los resultados de un entorno ofensivo por debajo y también el valor que tiene un jugador de posición cuando es bueno en ambos lados del juego.  En el caso Cain él ha sido un muy buen jugador ofensivo (.307 TAv) aun no bateando para un gran poder ni empujando carreras, y ha sido brillante a la defensa.  Su caso no es tan ridículo como parece.

¿Votaríamos nosotros por Cain? No, no lo haríamos pero eso no quita que quepa en la conversación. ¿Votaríamos por uno de los pitchers? deGrom y Scherzer tienen argumentos a su favor pero, ¿cómo justificar dar un voto a lanzadores de equipos que han estado fuera de la pelea?

Esto nos deja con Arenado versus Freeman, dos jugadores con ofensivas similares pero uno de ellos con mejor guante y desde una posición más importante del espectro.  Arenado está en su mejor temporada pero, con toda honestidad no podemos evitar nuevamente el perjuicio – si quieren llamarlo así – de su entorno.  La diferencia de OPS entre la casa y la ruta para Arenado es en este momento de casi 300 puntos más en Coors Field.  Su OBP ajustado (wOBA) en Denver es .479 en 197 apariciones al plato – tercero mejor del béisbol – mientras en la ruta es .355, lugar 54 en el béisbol.  Les podemos jurar que lo intentamos, pero es difícil obviar y pasar por alto esto.  Arenado es un buen jugador ofensivo – su TAv de .320 lo atestigua – pero no tan bueno como sus números superficiales.  Aun con su gran defensa, preferimos a Freeman como el MVP del viejo circuito en la primera mitad.  El factor parque importa.




Archivo

Entradas Populares