Tiempo de Aprender 23-11-2018

Por Redacción GrandesELD | En fecha: 24 noviembre, 2018

Por Carlos José Lugo
Twitter: @CarlosJLugo

El Premio MVP y las WAR – IV

Assistant GM Tigres del Licey. Comentarista y escritor deportivo. Co-host Grandes En Los Deportes.

En algún momento de la seguidilla de campeonatos mundiales de los Yankees de Nueva York entre 1949 y 1953 un periodista le preguntó al manager de los rayados, Casey Stengel, ¿Cuál era el secreto de su éxito en el mando del equipo? La respuesta del “Viejo Profesor” dicho claro en su recordado “Stengelismo” fue “Es que yo nunca voy a un juego importante sin Mi Hombre en el lineup” Ese hombre al que se refería Stengel era su receptor Yogi Berra.

Berra fue un jugador brillante de todo derecho por sus contribuciones en el juego y basta con ver sus números para darse cuenta. Pero además, Berra agregaba una dimensión en el terreno de juego con su presencia, con su liderazgo, con sus intangibles que en la época era algo universalmente aceptado. Es obvio que el mismo razonamiento imperó en la elección de Yogi – insistimos, un extraordinario pelotero – como Jugador Más Valioso de la Liga Americana tanto en 1951 como en 1954 cuando, como ya documentamos en una entrega anterior, en términos de valor aportado en Victorias Sobre Nivel Reemplazo no estuvo entre los mejores cinco jugadores de la liga, incluyendo lanzadores. Berra, sin ánimo de restarle ningún merito, sino simplemente hacer el señalamiento, se benefició del voto dividido en esos años que terminaron dándole el premio por mayor puntaje y, exactamente lo mismo volvió a pasar en 1955.

Los factores mencionados de los intangibles de Berra, aparte claro de su desempeño en el terreno, se complementaban con la división entre los votantes. En 1955 los Yankees recuperaron el pennant perdido a manos de la aplastante procesión de los Indios de Cleveland y sus 111 victorias del ’54. En esta oportunidad la tropa de Stengel se alzó con el banderín sobre la tribu con ventaja de tres juegos y, Berra bateó .272/.349/.470 con 27 jonrones y 108 remolcadas. Esos números fueron válidos para 4.5 bWAR el noveno total más alto entre los jugadores de posición de la Liga Americana. Yogi no fue ni siquiera el mejor jugador en los Yankees siendo por supuesto Mickey Mantle el lógico merecedor de ese calificativo. Mantle, quien bateó .306 con 37 jonrones, 99 remolcadas, 113 bases por bolas, ocho robos de base, OBP de .431 y slugging de .611, aunque ustedes no lo crean no obtuvo un solo voto de primer lugar. Los votos de primer lugar se repartieron entre Berra y el jardinero de Cleveland Al Smith, siete por cabeza, y el rightfielder de Detroit Al Kaline con cuatro. El versátil infielder de los Yankees Gil McDougald – quien por cierto de acuerdo a las bWAR fue ligeramente más productivo que Berra – consiguió dos mientras que uno por cabeza obtuvieron Ted Williams, el lanzador de Cleveland Ray Narleski, el primera base de los Atléticos de Kansas City el boricua Victor Pellot Power y el jardinero de los Yankees Hank Bauer. Es en esa atomización de los votos de primer puesto que Berra vuelve a imponerse con 218 puntos sobre 201 de Kaline y 200 de Al Smith. Mickey Mantle fue, por supuesto, el mejor jugador de la liga con 9.6 bWAR, condición perenne para él durante casi toda la década del cincuenta junto con Willie Mays en la otra liga. Los más entendidos en historia del béisbol de ustedes recordarán que, en 1955 otro receptor que al igual que Berra obtuvo tres premios al Más Valioso ganó igualmente en la Nacional y fue el mascara de los Dodgers de Brooklyn Roy Campanella. Campy bateó .318/.395/.583 con 32 jonrones y 107 producidas y empató en votos de primer lugar con ocho con su compañero de equipo el jardinero central Duke Snider. En una votación extremadamente cerrada Campanella ganó el premio por apenas cinco puntos, 226 contra 221. El cátcher – considerado al igual que Berra otro líder en el terreno – acumuló 5.2 bWAR totales, decimo entre los jugadores de posición en su liga en donde el líder fue Willie Mays con 9.1 y luego Snider con 8.6.

En 1956 en la Liga nacional se presenta un nuevo caso de un ganador al MVP que no aparece entre los mejores cinco lanzadores o jugadores de posición de mayor valor en bWAR. En esta ocasión el lanzador de los Dodgers Don Newcombe. El derecho afro-americano tuvo record de 27-7, 3.06 pero sus 5.3 bWAR lo ubicaron en el sexto lugar entre los lanzadores, e incluso mucho más lejos si agregamos los jugadores de posición al pool. Otra vez Duke Snider se quedó con la cara larga encabezando la liga en bWAR con 7.6 pero obteniendo apenas un voto de primer lugar versus ocho de su compañero de equipo Newcombe que además ganó el primer premio Cy Young de la historia ese año.

La tendencia sigue en la Liga Americana en 1958 cuando resulta ganador el jardinero derecho de los Medias Rojas de Boston Jackie Jensen. El culto al total de jonrones y carreras empujadas favoreció a Jensen quien bateó .286/.396/.535 con 35 jonrones y 122 empujadas. Decimos que el culto a los jonrones y las empujadas porque Mickey Mantle, jugando para el equipo campeón de la Serie Mundial, bateó ese año .304/.443/.592 con 42 jonrones, 97 empujadas y 18 bases robadas. Claro está, Mantle fue líder en bWAR con 8.7 siendo el jugador más productivo de la liga por cómodo margen, en tanto que las 4.9 bWAR de Jensen fueron suficientes para un honroso empate en sexto puesto con Orestes Miñoso. Mantle, aunque ustedes no lo crean, no recibió un solo voto de primer lugar. Jensen consiguió nueve, el pitcher Bob Turley de los Yankees siete y Rocky Colavito de Cleveland cuatro.

La década cierra en 1960 con el campocorto de los campeones de la Serie Mundial Piratas de Pittsburgh, Dick Groat, ganando en la Liga Nacional. Un fantástico jugador defensivo en las paradas cortas, Groat tuvo además su mejor año en el plato bateando .325 y obteniendo el título de bateo. En verdad fue un promedio elevado pero bastante hueco, pues Groat no tenía nada de poder, no era un corredor veloz y si bien no se ponchaba, tampoco recibía una gran cantidad de boletos. Sus 6.2 bWAR – Más de un 30% de las mismas fruto de su defensa – empataron en sexto lugar de la liga con Frank Robinson de Cincinnati. Willie Mays de los Gigantes obtuvo 9.5 siendo fácilmente el líder en la Nacional.






Pin It

Archivo

Entradas Populares