Tiempo de Aprender 26-06-2018

Por Redacción GrandesELD | En fecha: 26 junio, 2018

Por Carlos José Lugo
Twitter: @CarlosJLugo

Assistant GM Tigres del Licey. Comentarista y escritor deportivo. Co-host Grandes En Los Deportes.

La trampa de las nueve cifras y los jugadores a la derecha del espectro defensivo – III

En la misma época en que Rubén Amaro, Jr. firmó a Ryan Howard a una prematura y cuestionable extensión, el inicialista de 28 años de edad Prince Fielder probaba la agencia libre por primera vez en su carrera.  El poderoso bateador zurdo venía de una temporada en la que bateó .299/.415/.566 con 38 jonrones, 120 remolcadas, más bases por bolas (107) que ponches recibidos y un Average Uniforme (TAv) de .329.  Fielder fue una de las columnas de los Cerveceros de Milwaukee en ese año 2011, campeones de la división central y quienes avanzaron hasta la Serie de Campeonato perdiendo contra los Cardenales en seis partidos.  En la carrera por el Jugador Más Valioso Fielder llegó tercero detrás de Matt Kemp y su compañero de equipo y eventual ganador Ryan Braun.  Dos de las principales señales de alerta que hemos mencionado a lo largo de esta serie de comentarios sobre este tema estaban presentes con Fielder.  Un jugador totalmente a la derecha del espectro defensivo siendo primera base, con pobre defensa y no precisamente el más atlético de todos.  Dos cosas hacían de Fielder un caso distinto, sin embargo.  La primera es que tenía 28 años de edad, o sea que no entraría a los treinta sino hasta la tercera temporada post-agencia libre y la segunda es que hasta ese momento había sido un jugador excepcionalmente duradero.  Desde su primera temporada completa en las mayores en el 2006 el hijo de Cecil Fielder había jugado siempre entre 157 y 162 juegos cada año.  Las lesiones nunca habían representado un problema para Fielder.  El ser uno de los mejores jugadores ofensivos del béisbol, saludable y todavía a un par de años de distancia de los treinta han de haber sido las razones que convencieron al entonces Gerente General de los Tigres de Detroit, David Dombrowski, de halar el gatillo.  Los Tigres venían de perder la Serie de Campeonato ante Texas el año anterior y estaban entrando en un periodo donde el dueño del equipo Mike Ilitch, buscaba por todos los medios ganar una Serie Mundial.  A pesar de tener a Miguel Cabrera en el equipo y como inicialista, Detroit firmó a Fielder a un acuerdo de nueve años y $214 millones de dólares.

Con Fielder y Cabrera defendiendo las esquinas del infield y formando un poderoso medio de la alineación, los Tigres llegaron hasta la Serie Mundial en el 2012.  Fielder bateó .313/.412/.528 con 30 jonrones, 108 remolcadas, TAv de .321 y 4.7 bWAR.  Fielder jugó además los 162 partidos del club. Luego del éxito rotundo de esa primera temporada en Detroit los números de Fielder bajaron en el 2013 a .279 con 25 jonrones, 106 empujadas y su slugging cayó casi noventa puntos a .457, su TAv a .297 y sus bWAR a 1.8.  En noviembre del 2013, despues de completar su segunda temporada en Detroit, Dombrowski entendió el problema de cargar con un cuadro interior de dos jugadores pobres defensivamente en las esquinas y, digamos que motivado por la baja en los números de Fielder, lo transfirió a los Rangers de Texas por el segunda base Ian Kinsler.  Detroit accedió a pagar $30 millones del contrato de Fielder entre las temporadas 2016 al 2020.  Aquí es donde la historia recobra el curso normal en estos casos.  En su primera temporada en Arlington, ya con 30 años, Fielder empezó a tener problemas en el cuello detectándosele una hernia discal.  Ese año solo pudo participar en 42 partidos con los Rangers y apenas bateó .247 con 3 jonrones, 16 remolcadas y un desempeño bajo nivel reemplazo de -0.2 bWAR.  En mayo de ese año tuvo que ser sometido a una cirugía en el cuello perdiendo el resto de la campaña.  Al año siguiente, saludable, Fielder recobró sus habilidades bateando .305 con 23 jonrones, 98 empujadas y TAv de .289 pero ya convertido en un bateador designado a tiempo completo.  El problema del cuello reapareció al año siguiente en el que Fielder jugó 89 partidos y bateó apenas .212 con -1.4 bWAR.  Esa fue su ultima temporada en grandes ligas con 32 años de edad, pues su problema en el cuello resultó ser crónico forzándolo al retiro.  Alguien podrá decir que su caso es especial porque una lesión mayor lo obligó a retirarse y señalando además que mientras Fielder estuvo saludable era un hombre de jugar una temporada completa – literalmente – y de solida producción ofensiva.  Pero es bueno hacer notar que Dombrowski – igual como hizo Ben Cherington con Adrián González – se dio cuenta en un momento de que a medida que los años pasaran el riesgo de ese contrato aumentaría, y que aunque no precisamente su intención era ofrecerlo en el mercado por lo que fuere, si alguien aparecía con una oferta razonable era mejor pagar esos treinta millones de su salario y no tener una perdida mayor en el futuro al mediano plazo.  El contrato de Prince Fielder sigue vigente por esta y las próximas dos temporadas.  Desde su retito forzado luego del 2016, Texas es responsable de pagarle $9 millones de dólares por el resto del contrato, Detroit seis millones y la compañía de seguros nueve millones de dólares.






Pin It

Archivo

Entradas Populares