Tiempo de Aprender 27-11-2018

Por Redacción GrandesELD | En fecha: 27 noviembre, 2018

Por Carlos José Lugo
Twitter: @CarlosJLugo

El Premio MVP y las WAR – VI 

Assistant GM Tigres del Licey. Comentarista y escritor deportivo. Co-host Grandes En Los Deportes.

La noción casi reflexiva del fanático de béisbol común que asocia el concepto de “Más Valioso” con los tres renglones de la Triple Corona ofensiva – especialmente jonrones y carreras impulsadas – puede que haya tomado más fuerza en la década de 1970 siguiendo una tendencia establecida en los diez años anteriores. Si unimos esto al hecho de que la mayoría de los casos que citaremos fueron jugadores miembros de equipos ganadores de división o contendores, entonces el resultado es el marco referencial de lo que “debe ser” el Jugador Más Valioso para los seguidores del béisbol de las últimas dos o tres generaciones.

Con Harmon Killebrew y Boog Powell obteniendo los dos últimos MVP de los sesentas en la Liga Americana, la tendencia se mantuvo cuando en 1971 Joe Torre, antesalista de los Cardenales de San Luis, gana el premio de forma fácil sobre Wille Stargell jardinero de los Piratas de Pittsburgh. Al ver los números de Torre es difícil resistirse porque en verdad su año fue fantástico. El recio bateador derecho ganó el título de bateo con average de .363, siendo además líder en hits con 230 e impulsadas con 137. Entre sus extrabases figuraron 34 dobles, ocho triples y 24 jonrones y su línea de porcentajes se completó con OBP de .421 y slugging de .555. En la versión de las Victorias Sobre Nivel Reemplazo de Baseball Reference Torre aparece como el séptimo jugador de posición más productivo con 5.9 bWAR y, la razón es que su defensa en este modelo es altamente penalizada estimándose casi dos victorias y media perdidas por su guante. Si añadimos a los lanzadores al grupo entonces Torre incluso sale de los mejores diez peloteros de la liga ese año. Pero, es probable que debamos tomar esto con un granito de sal, si bien a lo largo de esta serie de comentarios la versión de las WAR que hemos utilizado como referente es la de Baseball Reference. En Fangraphs, Torre obtiene una WAR más que en B-Ref y se coloca como el tercer jugador de posición más valioso de la liga solo detrás de Stargell y Henry Aaron. En Baseball Reference Stargell figura como el líder en bWAR con 7.9 y, en la votación por el premio, terminó con tres votos de primer lugar versus 21 de Torre. Los Piratas de Stargell ganaron la división este de la Nacional ese año sobre los Cardenales de Torre que terminaron siete partidos detrás aunque con noventa victorias. Stargell, entonces un  leftfielder jugando en su temporada edad 31 años, bateó .295/.398/.628 con 48 jonrones – líder – y 125 remolcadas, segundo detrás de Torre.

Tres años despues en 1974 nos encontramos con uno de los casos más extraños, curiosos e inexplicables en la historia del galardón, y fue el Jugador Más Valioso ganado por el rightfielder de los Vigilantes de Texas Jeff Burroughs. El gran problema de este año fue la referencia. La Liga Americana, que tras años de una erosión paulatina de talento fruto de su tardanza en abrirse al talento de jugadores afro-americanos y afro-latinos, y apenas iniciando el experimento del bateador designado, sencillamente estaba en medio de un vacío de jugadores ofensivos súper estrellas. Ese año los Rangers, que venían de perder 105 partidos el año anterior, estuvieron dirigidos por Billy Martin que había sido nombrado en el cargo los últimos días de la temporada del ’73. Pues típico de la carrera de Martin como manager, los Rangers sorprendieron a todo el mundo transformándose en un buen equipo y ganando 84 juegos quedando en segundo lugar en su división a seis juegos del eventual campeón de la Serie Mundial, los Atléticos de Oakland.

Pero resulta que por las razones antes explicadas, el joven circuito sencillamente no tenía a un Mickey Mantle o un Ted Williams. El líder de jonrones fue Richie Allen con 32 y fue el único con más de treinta mientras que en carreras remolcadas solo dos hombres rebasaron las cien. Uno de ellos fue Jeff Burroughs quien empujó 118 siendo el líder fácil de la liga por encima del único otro con cien producidas que fue el antesalista de Oakland Sal Bando con 103. Sencillamente, los periodistas no supieron, ante la carencia de los referentes habituales, qué hacer con el premio. Burroughs bateó .301/.397/.504 con 32 dobles, 25 jonrones, 91 bases por bolas y las mencionadas 118 impulsadas. Burroughs fue, incuestionablemente, un excelente jugador ofensivo como atestigua su Average Uniforme (TAv) de .326 ese año, una estadística ofensiva ajustada. Pero, Burroughs era un terrible jugador defensivo y, de acuerdo a ello, esas fallas a la defensa rasuraron más de la mitad de su valor general terminando con 3.6 bWAR, en el lugar 27 entre los jugadores de posición de su liga. Esta opinión es compartida por Fangraphs en cuya versión de las WAR le otorgan 3.7, vigesimoprimero en el joven circuito. En cierta medida, y claro, aunque no de manera tan dramática, Jeff Burroughs fue una especie de J.D. Martínez de 1974.

Los dos jugadores más productivos de la Liga Americana ese año fueron dos intermedistas, Rod Carew de Minnesota y el subestimado Bobby Grich de Baltimore. Carew obtuvo 7.5 bWAR y Grich 7.3. El panameño y miembro de Cooperstown obtuvo uno de sus múltiples títulos de bateo con average de .364 pero como sabemos, Carew no era un hombre de poder conectando solo tres jonrones entre sus 38 extrabases con 55 remolcadas. Pero, a la vez fue líder en OBP de la liga con .433 y, si bien no una estrella a la defensa, era un segunda base solido average en ese momento de su carrera. Grich, uno de los jugadores menos apreciados de su generación, bateó solo .263 pero pegó 19 jonrones, empujó 82, recibió 90 bases por bolas que combinadas con 20 pelotazos dispararon su OBP a .376 y, Grich además era un brillante intermedista defensivo y ese año ganó uno de sus cuatro Guantes de Oro.

En la votación en sí misma Burroughs consiguió diez votos de primer lugar, Joe Rudi jardinero de Oakland cinco, Bando consiguió tres igual que el lanzador de Texas Ferguson Jenkins y Reggie Jackson de los Atléticos un voto de primer lugar al igual que Jim Catfish Hunter. Como ven ustedes, los votos estuvieron increíblemente repartidos y, ante la falta de consenso en cuanto a lo que debía ser un MVP, Burroughs salió con la mejor parte.






Pin It

Archivo

Entradas Populares