Tiempo de Aprender 30-07-2018

Por Redacción GrandesELD | En fecha: 30 julio, 2018

Por Carlos José Lugo
Twitter: @CarlosJLugo

Notas sueltas sobre las últimas horas en el mercado de cambios

Assistant GM Tigres del Licey. Comentarista y escritor deportivo. Co-host Grandes En Los Deportes.

Entramos ya en la cuenta regresiva antes de que mañana llegue la fecha límite para hacer cambios sin restricciones en el béisbol de grandes ligas.  A partir de las cuatro de la tarde del martes 31 de julio, todo jugador a ser cambiado debe primero agotar el proceso de waivers.  Aunque no sabemos en realidad si en las próximas 24 horas escucharemos algún nombre de alto impacto moverse de un equipo a otro, los equipos entraron en acción y se han estado moviendo desde horas después de finalizar el Juego de Estrellas.  En este respecto, algunas pequeñas notas sobre transacciones realizadas en los últimos días y horas.

Empecemos por el más reciente y es el negocio que envía a Brad Brach desde los Orioles de Baltimore a los Bravos de Atlanta a cambio de $250 mil dólares de espacio para invertir en el mercado amateur internacional.  Brach es el segundo relevista que cambian los Orioles recientemente, uniéndose a Zach Britton quien fue enviado a los Yankees a cambio de tres brazos prospectos.   Durante varias temporadas el derecho de 32 años fue uno de los relevistas más subestimados de las mayores, casi seguro fruto de su rol intermedio.  El año pasado, a causa de las lesiones de Britton, Buck Showalter promovió a Brach al puesto de cerrador y este respondió salvando 15 partidos con efectividad de 2.58 en la primera mitad y una selección al Juego de Estrellas.  Su control y comando retrocedieron en la segunda mitad, complementándose con una pérdida de velocidad en su recta de cuatro costuras, y la realidad es que Brach no ha sido el mismo desde la mitad de la temporada pasada hasta la fecha y hasta ayer tenía record de 1-2, 4.85.  Brach realmente tuvo más éxito en Baltimore como pitcher intermedio que como cerrador y su PCL independiente de la defensa (FIP) es de 4.01, casi un octavo de una carrera mejor que el real, lo que apunta a que debe lanzar mejor pasando de la peor defensa de la Liga Americana a una de las mejores del béisbol en Atlanta.  Con la lesión de Arodys Vizcaíno, cerrador en funciones de los Bravos, el zurdo A.J. Minter es quien ha tirado el noveno inning la mayor parte del tiempo y puede que el manager Brian Snitker mantenga por el momento esa estructura.  Con Brach a bordo el bullpen de Atlanta recobra algo de profundidad con Minter, Brach, Shane Carle, Dan Winkler y el también zurdo Jesse Biddle.

En Milwaukee David Stearns sabe bastante bien que su rotación de abridores no es la cosa más confiable del mundo y por eso adquirió al veterano cerrador mexicano Joakim Soria quien estaba teniendo una excelente campaña con los Medias Blancas.  Se preguntarán ustedes el porqué de Stearns apuntar al bullpen cuando la debilidad mayor es en la rotación.  La respuesta es simple y aplica también como respuesta a todos los movimientos de brazos de bullpen que hemos visto en los últimos días.  Lo primero es que no hay muchos o virtualmente ningún abridor de impacto disponible en el mercado y aparte se imaginarán el precio que costarían y lo otro es que, uniendo a Soria a Josh Hader, Corey Knebel, Jeremy Jeffress, Taylor Williams y el veterano Matt Albers, Craig Counsell tiene más posibilidades de poder obtener doce o más outs de su bullpen los días en que la sospechosa rotación no haga el trabajo.

Otra pieza importante obtenida por Stearns y los espumosos fue Mike Moustakas, tercera base desde los Royals de Kansas City a cambio del jardinero Brett Phillips y el conocido abridor puertorriqueño Jorge Lopez.  La de Moustakas es una decisión bastante interesante y por demás curiosa.  El equipo ha recibido muy poca producción ofensiva de la segunda base y las paradas cortas este año y, al parecer, la idea es probar moviendo a Travis Shaw al segundo saco – posición que solo ha jugado por nueve innings en grandes ligas – y dejar a Moustakas como antesalista regular.  Después de conectar 38 jonrones el año pasado el ritmo de esta temporada es también de más de 30, aunque su producción ofensiva en sentido general ha bajado con relación al 2017.  Moustakas es un tercera base defensivo average en la antesala igual que Shaw, pero con este último moviéndose a una posición nueva, está por verse si la ganancia en ofensiva del club se pudiera diluir en parte con la perdida defensiva.  De todas maneras, la división continúa al alcance de los Brewers y aunque las mejoras al roster resulten ser marginales, hay que tratar de obtenerlas de todas maneras.

Otro brazo de bullpen y otro infielder cambiados en las últimas horas fueron el relevista Ryan Pressly de Minnesota a los Astros de Houston y el veterano jugador del cuadro venezolano Eduardo Escobar también de los Mellizos a las Diamantinas de Arizona.  Los Astros, cuya ventaja en el oeste ha ido achicándose lentamente y que ahora tienen fuera de acción tanto a Carlos Correa como a José Altuve, continúan con ciertos huecos en su bullpen, de hecho muy parecidos a los que lograron superar en los playoffs del año pasado moviendo una parte de la rotación al bullpen.  Si bien el relevo es el tercero mejor en WAR netas totales en la Liga Americana y segundo en efectividad, eso es fruto de la gran carga de trabajo que ha estado en los brazos de Brad Peacock, Hector Rondon, Collin McHugh y el zurdo situacional Tony Sipp.  Estos cuatro son los únicos relevistas con un PCL ajustado mejor que la media de la liga en la actual temporada.  La llegada de Pressly – quien poncho 69 en 48 entradas con efectividad de 3.40 en Minnesota, debe aligerar esa carga.  Por cierto, los dominicanos Jorge Alcalá lanzador y Gilberto Celestino, jardinero, prospectos que pasan a los Mellizos, son dos de las piezas jóvenes más interesantes de entre todos los prospectos que han cambiado de organización.  Arizona está séptimo en carreras anotadas en el viejo circuito pese a jugar en un parque extremo de ofensiva y su Average Uniforme colectivo de .258 ocupa el vigésimo puesto en las mayores.  Tres cuartas partes del infield de los reptiles – Jake Lamb, Nick Ahmed y Ketel Marte – ha tenido una producción pésima con el bate y Escobar debe ayudarles a mejorar en este aspecto.  El venezolano bateó .277/.341/.516 en Minnesota con 56 extrabases y una defensa promedio en la esquina caliente.  Debe ser un upgrade con relación a lo que estuvieron recibiendo en la posición de parte de Jake Lamb y Chris Owings.




Archivo

Entradas Populares