Tiempo de Aprender 30-08-2018

Por Redacción GrandesELD | En fecha: 30 agosto, 2018

Por Carlos José Lugo
Twitter: @CarlosJLugo

Assistant GM Tigres del Licey. Comentarista y escritor deportivo. Co-host Grandes En Los Deportes.

En defensa de la defensa de Gary Sánchez

Si le hicieran a ustedes la pregunta siguiente: ¿Cuáles son las responsabilidades defensivas de un cátcher? ¿Qué exactamente responderían? Tratemos de pensar juntos en la respuesta. La primera cosa que probablemente nos llegue a la mente es controlar el juego de velocidad del equipo contrario y los robos de base, para lo cual se requiere de un brazo poderoso y una buena técnica para desprenderse rápido de la pelota al hacer el tiro. Una segunda cosa podría ser la capacidad de llamar un buen juego que no es mas que conocer a sus lanzadores y ayudar a que se ejecute el plan que se ha diseñado con el coach de pitcheo contra los bateadores del otro equipo. Otros aspecto importante es, por supuesto, el poder prevenir que los corredores contrarios avancen bases extras por lanzamientos desviados del lanzador o bolas perdidas por el propio cátcher, o sea passed balls. Para ser bueno en esta parte el cátcher debe dominar la técnica de bloquear lanzamientos y tener manos buenas y seguras al recibir. Un último aspecto, pero no por ello menos importante, es el “framing” del cual hemos hablado en otras ocasiones en este espacio y que podemos definir como la habilidad del receptor de robarse strikes extras a favor de su lanzador manipulando la mascota al recibir los pitcheos de suerte y manera que el árbitro entienda que el lanzamiento que regularmente es bola es un strike.

El framing ha de haber existido desde siempre pero, en la última década es que ya se ha identificado como una habilidad real y, mejor todavía, gracias a la tecnología no solo de mejores cámaras de televisión y la implementación del Trackman, podemos cuantificarlo.

Todos ustedes han escuchado hablar de Johnny Bench ¿correcto? Con perdón de los fanáticos de Iván Rodríguez, Johnny Bench – receptor de la Gran Maquinaria Roja – es el prototipo del cátcher perfecto. Se puede afirmar que Bench revolucionó la defensa en la posición con una técnica nunca antes vista, además de un brazo súper poderoso. No había nada que Johnny Bench no pudiera hacer bien detrás del plato a la defensa: llamar el juego, tirar a las bases, bloquear, recibir y uno tiene que asumir que también hacer el framing. Aparte de lo que hemos dicho, este hombre era capaz de dar 30 a 40 jonrones, recibir ochenta bases por bolas, empujar 120 carreras y batear .280 en una temporada cualquiera.

Ahora otra pregunta para ustedes, si un hada madrina del béisbol de repente les ofreciera para su equipo al 65 o 70 porciento de Johnny Bench y les dijera “ese es tu cátcher” ¿aceptarían ustedes?

Ahora vamos a donde queremos llegar. Existe alguien allá afuera en este momento que es ese porciento aproximado de Johnny Bench y su nombre es Gary Sánchez. Inexplicablemente, porque Sánchez no hace bien un aspecto – o podemos decir dos – de lo que concierne a las responsabilidades defensivas de un receptor, mucha gente, mucho más de lo razonable, entiende que ese 70 por ciento de Johnny Bench que habita en Gary Sánchez es una cosa desechable. Vayamos a los números. El año pasado el dominicano cometió la mayor cantidad de passed balls en su liga con 16 y sus lanzadores con él detrás del plato tiraron 53 wildpitches. Eso fue en 881 entradas como receptor donde cometió además 13 errores. En el 2016 en 316 innings fueron 3 errores, 6 passed balls y 15 wildpitches. La crítica acérrima a las habilidades defensivas de Sánchez se acrecentaron el año pasado, especialmente porque su propio manager de entonces, Joe Girardi – casualmente un ex receptor de buena reputación defensiva – critico públicamente a su joven pupilo y no de una forma totalmente constructiva. Pero de nuevo, esos son esos aspectos específicos de la defensa. ¿Qué hay de lo otro? En cuanto al control del juego de velocidad Sánchez atrapó el 41% de los corredores que intentaron irse al robo en el 2016 versus el 29% general de la liga. El año pasado fue el 38% pero versus un 27% general de la liga. O sea, que podemos decir que Sánchez es positivo en este aspecto. Este año, en el que el muchacho de 25 años no ha empezado tan bien con el bate, pues obviamente las masas han vuelto a caerle encima con la defensa. ¿Qué tan mal ha estado Sánchez? Seis passed balls cometidos – la mayor cantidad en la liga – 22 wildpitches, un error y el 29% de los corredores atrapados versus el 28% de la liga. Todo eso en 248 entradas como receptor sin incluir la actividad de ayer.

Pero ¿y qué hay del framing? Baseball Prospectus tiene en su website una métrica que calcula el número de carreras que “salva” un receptor producto únicamente de su habilidad para robarse strikes por vía del framing. Y puesto que un amigo fanático nos dijo el otro día en Twitter que Gary también era malo haciendo framing, esto es lo que podemos decir: en el 2016 consiguió 1.7 carreras netas salvadas por framing, 4.6 en el 2017 – lugar 21 en grandes ligas – y en lo que va de este año una carrera neta, lugar 25. De manera entonces que los números – si es que queremos creerles – dicen que Sánchez es, digamos, decente haciendo framing o positivo. Si pudiéramos cuantificar entonces en carreras salvadas netas los aspectos mencionados ¿Cómo quedaría valorada su defensa? Para suerte nuestra Baseball Prospectus tiene esa información. En el 2016, carreras salvadas netas por framing 1.7, bloqueando -1.4 y tirando a las bases 1.2. Total neto, 1.2 carreras salvadas y, si a eso agregamos las carreras defensivas fildeando toques de bola entonces Sánchez “salvó” con su defensa 2.1 carreras en el 2016. ¿Qué hay del año pasado? Por framing 4.6 carreras, -2.6 bloqueando, 2.2 tirando a las bases para un total de 4.1 carreras netas salvadas, 3.0 carreras en general agregando el fildeo de rodados. O sea, nuevamente positivo. Y finalmente con todas las penurias de lo que va del 2018 el panorama es el siguiente: una carrera por framing, -1.9 bloqueando y cero tirando a las bases para un total neto de -0.9 agregando el fildeo de rodados. Hasta ahora su desempeño es negativo, pero eso es producto de que Sánchez no ha estado tan eficiente como antes tirando a las bases. Es decir que, en su peor momento defensivo, en realidad lo que Sánchez le ha costado a los Yankees es menos de una carrera neta. Eso, para un cátcher con un promedio de slugging de .557 desde que llegó a Grandes Ligas.

Los Yankees tienen el 65 o 70 por ciento del conjunto de habilidades de Johnny Bench o Carlton Fisk detrás del plato y algunos prefieren verlo en la primera base o como bateador designado. Figúrense ustedes.




Archivo

Entradas Populares